aspectos al comprar una freidora industrial

Aspectos A Tener En Cuenta Al Comprar Una Freidora Industrial

ASPECTOS QUE SE DEBEN TENER EN CUENTA AL COMPRAR UNA FREIDORA INDUSTRIAL

 

Cualquier establecimiento que cocine carnes y pescados fritos o rebozados, patatas fritas, churros, croquetas, etc. necesita disponer de una freidora. No obstante, el mercado es muy amplio y se deben tener en cuenta algunos parámetros como la cantidad de comida que se fríe o de qué tipo de suministro se dispone.

Este tipo de máquinas están preparadas para calentar el aceite a temperaturas de entre 150ºC y 200ºC y se pueden utilizar, tanto en un foodtruck, como en una cocina de un hospital, restaurante y hotel. Entre todos las variantes de freidoras, cabe destacar entre las de gas y las eléctricas.

Las freidoras eléctricas industriales son, según indican en el blog A fuego lento, “más sencillas de usar y son más seguras, aunque no calientan a la misma velocidad que las de gas”. Además, la electricidad es algo más cara que el gas, aunque a la larga sale más a cuenta.

aspectos al comprar una freidora industrial

Existen las de gas y las eléctricas, para locales que le dan más uso

Por otro lado, las freidoras de gas industriales calientan el aceite de forma más rápida y son más rentables para los establecimientos que no las utilizan con mucha frecuencia. También puede ser muy útil para foodtrucks y otros tipos de negocios ambulantes que no disponen de corriente eléctrica.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta?

  • Relación calidad-precio: comparar entre las diferentes opciones que existen en el mercado es esencial, como tener en cuenta los precios de los diferentes distribuidores.
  • Tamaño: en función del espacio del que se disponga en la cocina, se podrá optar por una freidora de pie, como por otra de sobremesa, para los locales más pequeños o que menos la usen.
  • Material de fabricación: este apartado es fácil de resumir: acero inoxidable. Este material es mucho más duradero e higiénico para los establecimientos hosteleros, de hecho, a veces es de uso obligado.
  • Número de cestas: dependiendo de la cantidad de alimentos que se vayan a freír, será interesante disponer de dos, cuatro o seis cestas para cocinar a la vez. Normalmente, las freidoras industriales tienen al menos dos cubas como mínimo.
  • Extras: además de las cestas y el cuerpo, es importante comprobar que la freidora que se compre disponga de accesorios como el tubo, tapón de vaciado, protectores, etc.