Ventilación en cocinas

Consejos para mejorar la extracción de humos en cocinas

Consejos para mejorar la extracción de humos en cocinas

 

Ventilación en cocinas

Cocina industrial

La extracción de humos es totalmente necesaria en cocinas. Al tratarse de uno de los lugares con mayores problemas de generación de humos, las zonas donde elaboramos alimentos -ya sea en nuestros hogares o en cocinas industriales- requieren de una salida de humos hacia el exterior. La ventilación en cocinas es algo que ha de plantearse de manera integral. Así podremos evitar contaminaciones de humo.

En el caso de las actividades industriales o comerciales es obligatorio instalar un sistema de salida de humos hacia el exterior. La normativa en extracción de humos lo explica claramente, se ha de disponer de una instalación de extracción de humos hacia el exterior para garantizar la calidad del aire en interiores.

En dicha normativa industrial se especifica que el caudal de aire de extracción de locales de servicio debe ser de un mínimo de 2 dm3/s por m2 de superficie en planta. Las cocinas o los aparcamientos son espacios de categorización para su aire de extracción como de muy alto nivel de contaminación.

En la ventilación en cocinas prima la solución de los problemas de la grasa, el humo y los olores en el ambiente. Y es algo especialmente sensible, ya que en otras estancias del hogar o en diferentes lugares industriales no contamos con estos problemas añadidos.

¿Qué deben lograr los sistemas de ventilación en cocinas y los extractores?

  • Han de eliminar los humos que se producen en el cocinado frente a la propia fuente de esos humos. Cuanto más cerca esté el extractor de la zona de cocinado, mejor.
  • El extractor ha de tener, al menos, el tamaño del hornillo donde se preparan los alimentos que emiten humo.
  • La ventilación en cocinas ha de eliminar el exceso de aire caliente e introducir aire limpio y fresco. Ello es necesario para mantener un ambiente saludable.
  • También el sistema de ventilación ha de ser capaz de eliminar el estrés y la falta de confort que se origina en un lugar poco ventilado, además de los riesgos que ello conlleva.
  • El movimiento de aire no ha de generar comodidad y no una sensación de escaso confort.
  • Ha de eliminar las acumulaciones de monóxido de carbono y evitar que se produzcan combustiones no deseadas.
  • Además, ha de ser fácil de limpiar. Un sistema de extracción que se bloquee se traducirá en ineficiencia, además de aumentar el riesgo de fuego inesperado.
  • Para que sea más cómodo, ha de estar exento de molestas vibraciones y también de ruidos que nos perjudiquen.

En el caso de los hogares, normalmente la mayoría de casas disponen de un extractor de cocina. Pero es en los ambientes privados donde no suelen revisarse las campanas extractoras de cocina. También necesitan ser escogidas en base a unos criterios específicos.

En nuestros hogares, podemos tener en cuenta una serie de acciones para mejorar la ventilación de nuestras cocinas:

  1. Como hemos dicho antes, el espacio de extracción ha de ser mayor que la zona de cocinado. Si no, no será capaz de absorber la cantidad de humo generado.
  2. Ha de existir una renovación del aire. Muchas cocinas tienen una ventana cerca y, si no hay sistemas de ventilación, abrir esa ventana puede ser una solución.
  3. Podemos tapar las ollas y sartenes para que no expulsen el aire al exterior.
  4. Los sistemas de vitrocerámica son más rápidos y también más seguros que los de resistencia eléctrica o los de gas.
  5. La extracción del humo ha de tener un recorrido muy corto desde el extractor hacia el exterior.
  6. La cocina es considerada una estancia húmeda. Es imprescindible que mantengamos su espacio en perfecto estado y que evitemos los problemas de humedades.

Sin embargo, para poder renovar el aire en nuestras cocinas debemos contar con sistemas de ventilación mecánicos. Lo que, además, nos garantizará una mayor salud y la mejor protección frente a humos.

 

Sistemas mecánicos en la ventilación en cocinas

 

Cuando nos referimos a grandes cocinas industriales, lo que se vuelve más necesario es instalar un sistema de ventilación mecánico. En esos casos, es imprescindible garantizar la entrada de aire fresco y renovar el de la estancia.

Tanto para situaciones en el hogar como en la industria, la mejor opción para ello es la ventilación de doble flujo. Gracias a ello, es posible eliminar el humo y el aire viciado de todos los recintos y de la cocina de manera automática. El mismo sistema se encarga igualmente de volver a introducir aire de calidad, filtrado y también más fresco, para renovar el ambiente en cada estancia.

Como hemos comentado, la ventilación en cocinas es primordial, ya que es una estancia húmeda donde se generan humos y contaminación. Para garantizar la salud de las personas que trabajan o habitan allí, necesitamos poder eliminar el humo y el aire viciado. Además de renovar el aire, lo que también evitará malos olores y situaciones incómodas, en casa o en el trabajo.