Refrigeración sala servidores

Refrigeración Sala Servidores: Centros De Datos Fríos y Seguros

Refrigeración sala servidores

En el mundo actual, dominado por los datos, y con la creciente tendencia a almacenar la información en la nube, ponemos la mirada en el papel que la industria del frío tiene que desempeñar para proteger las salas de servidores y centros de datos así como en la importancia de la innovación constante en este sector.

Los centros de datos son esenciales para la conectividad global. Todo nuestro contenido es almacenado y distribuido desde estos centros durante las 24 horas del día. Existen más de 7.500 centros de datos en el mundo, con más de 2600 ubicados en las 20 ciudades más importantes. En un mundo en el que esperamos tener acceso inmediato a la información, además de una seguridad total y garantizada en Internet, queda clara la importancia de mantener la eficiencia, algo que nunca antes había sido tan necesario.

La presión ejercida sobre las empresas para que protejan nuestra información es enorme. Confiarles nuestros datos personales confidenciales (como historiales médicos y datos financieros personales),  por lo tanto, dichas empresas no pueden permitirse correr ningún riesgo. En 2020, al menos un tercio de toda la información estará almacenada en la nube, por lo que es indispensable que los equipos informáticos críticos de la empresa se conserven y mantengan en condiciones óptimas. Los apagones breves pueden provocar importantes interrupciones de la actividad incluso para los pequeños negocios, lo que puede dar lugar a una reducción de la productividad y a una disminución de los ingresos, una situación en la que ninguna empresa quiere encontrarse.

Dicha refrigeración produce un condensado que debe eliminarse; los sistemas de desagüe por gravedad son habituales debido a la clara necesidad de mantener el agua alejada de los equipos informáticos.

Los ordenadores de los centros de datos varían en tamaño. Desde habitaciones individuales y de espacio reducido al servicio de una organización pequeña (conocidas como “salas de servidores”) hasta las salas de gigantes de Internet como Google y Facebook. El consumo de energía de un centro de datos normal puede presentar grandes cambios y pasar de unos pocos kw a megavatios según el tamaño. Casi un 35 % de dicho consumo se emplea en la refrigeración y el sistema de HVAC. Incluso en las salas de servidores más pequeñas los sistemas funcionan durante todo el día y pueden consumir grandes cantidades de electricidad, lo que genera un calor que hay que eliminar para reducir el riesgo de incendio por el recalentamiento de los componentes y para mejorar el rendimiento. Por ello, la refrigeración supone un factor fundamental. Dicha refrigeración produce un condensado que debe eliminarse; los sistemas de desagüe por gravedad son habituales debido a la clara necesidad de mantener el agua alejada de los equipos informáticos.

Algunos fabricantes, como Aspen Pumps Group, están continuamente innovando para crear alternativas. Chris Gee, director técnico de Aspen, explica: «En Aspen hemos trabajado mucho para adquirir las competencias básicas en el control inteligente y la tecnología de bombas. La bomba con depósito Hi-Flow Max dispone de una bomba centrífuga patentada y mucho mejor que el resto de las que pueden encontrarse en el mercado. Aunque ha sido diseñada sobre todo para falsos techos, dado que las salas de servidores normalmente no se encuentran de cara al cliente, no hay ninguna razón por la que esta bomba de gran fiabilidad no pueda colocarse junto a un sistema de minisplit en una sala de servidor y se use para bombear el condensado lejos del valioso equipo informático».

Refrigeración sala servidores

Cómo se refrigera una sala de servidores: unidades CRAC

Uno de los métodos más habituales de refrigeración en salas de servidores grandes y medianas es conocido como unidades CRAC (unidades de aire acondicionado en centros de datos). Las salas de servidores se sitúan en un suelo elevado y las unidades CRAC distribuyen el aire acondicionado a los rack de servidores. Las unidades tienen intercambiadores de calor conectados a las unidades de refrigeración para eliminar el calor del rack. Algunos también pueden humedecer o deshumedecer el aire, lo que es muy importante para controlar la electricidad estática en el aire. El aire acondicionado es desplazado al interior de un falso suelo a través de un ventilador de la unidad CRAC. Después sale del suelo a través de agujeros colocados estratégicamente en el mismo. Este aire recoge el calor de las unidades y luego asciende y es aspirado de nuevo por las unidades para que puedan reacondicionarlo.

Tras mucho ensayo y error durante años, en la actualidad se utilizan normalmente los pasillos calientes y fríos. Ésto implica que las unidades se encuentran una detrás de otra. De este modo, se crea un efecto de convección que impide que el aire caliente recircule en sitios no deseados. Una mejora en este ámbito ha sido la contención de pasillos calientes, que no permiten que el aire caliente se mezcle con el valioso aire frío gracias a una barrera física, por ejemplo, un falso techo.

¿Cómo refrigeran Google o Facebook sus salas de servidores?

Las grandes empresas de datos, como Google, tienen una enorme actividad. Se estima que el centro de datos de Google en Oklahoma cuenta con 91.000 m2. Por lo tanto,  no es sorprendente que estas empresas requieran métodos de refrigeración a gran escala que superan con creces las necesidades de la mayoría de negocios. Google sí que emplea el método de pasillo caliente para enfriar, toda la sala sirve como pasillo frío. Se utilizan suelos elevados, pero no suelos perforados. En su lugar, la refrigeración se produce en pasillos calientes cerrados, mediante serpentines de refrigeración con agua fría que sirven de «techo» para estos pasillos calientes. Asimismo, los pasillos emplean tuberías de acero inoxidable que transportan el agua entre las torres de refrigeración, situadas en el parque de equipos del edificio. Dado que el impacto ambiental es un factor cada vez más importante para todas las empresas, Facebook afirma que su centro de datos en Suecia es «uno de los centros de datos más eficientes y sostenibles del mundo», con el aire a una gélida temperatura de -41 °C para enfriar los miles de servidores del edificio y aprovechando todo el exceso de calor para calentar las oficinas.

¿Y las salas de servidores pequeñas?

La realidad es que, a diferencia de los centros de datos más grandes, la mayoría de las empresas tienen una sala de servidor. Aun así, la refrigeración sigue siendo igual de importante. Puede utilizarse un sistema de minisplit para enfriar la sala, método que permite emplear bombas para desviar el condensado. Stuart Newbury, gerente de producto de Aspen Pumps Group, aclara qué pueden ofrecer las bombas a la refrigeración de los centros de datos. “Bombas como las peristálticas de Aspen están diseñadas para que puedan colocarse hasta a 3 metros del equipo de aire acondicionado y no afecten al rendimiento. Esto significa que pueden estar apartadas si es necesario, para así facilitar el mantenimiento y no preocuparse por que haya agua cerca del equipo. Otra gran ventaja de estas bombas es que son duraderas, ¡muchas llegan a funcionar durante más de 30 años!”

La refrigeración de los centros de datos puede ser una ardua tarea, sin embargo cada vez es más necesaria para favorecer el intercambio de información del que ahora dependemos.